Filosofía

El proyecto consiste en el diseño y la elaboración, por parte del equipo técnico, del vino que mejor representa las características vitivinícolas de la zona, y que, al amante de los vinos, más le va a cautivar.

A partir de ahí se seleccionan los mejores viñedos; normalmente, un conjunto de pequeñas fincas cultivadas y gestionadas artesanalmente por profesionales, y supervisadas por el equipo técnico.

A continuación, se adquiere la uva. En vinos de la Ribera del Duero, la uva procede de cepas viejas (de más 60 años) que es recogida en cajas, transportada a la bodega y seleccionada para obtener nuestro vino Adamá.

Después se establece el protocolo de vinificación necesario para elaborar ese vino que cada tierra expresa, y se trabaja en las instalaciones de una buena bodega próxima al viñedo.

La potencia del viñedo reflejada en nuestro vino Adamá requiere un paso por barrica, trabajamos con un 90% de barrica nueva de 225 L de roble francés y americano. El tiempo de permanencia en barrica así como la proporción de robles francés o americano depende de las características de la cosecha.